Fernando Franulic Depix: Entre el espesor histórico, la liberalización de la mirada masculina…

 

Reseña de Alexis Figueroa Aracena

Escritor chileno (1956) Poeta, guionista y productor cultural. Concepción, mayo, 2023

Ir a la Publicación

Entre el espesor histórico, la liberalización de la mirada masculina. Ensayos críticos, de Fernando Franulic Depix, es un libro con un título demasiado largo y que aun así no le hace justicia a su contenido. Acaso el intento fuese titular  con sentido de estandarte o de faro crítico, que brinde a su posible lector la clara noción de su contenido, mas aunque se defina su género con el rótulo ensayo, indicando su peculiar carácter en tanto producto textual, y aún se lo apostille con la crítica como especificidad, desde mi lectura es un libro que expresa su riqueza en las zonas en que se distancia de la caja de herramientas de factura europea que el autor maneja, para adentrase en un retórica de la interpretación. Adosada a motivos de carácter vernáculo, que tiene a la sociología, la intuición artística y la crónica historiográfica como sus puntales de acceso. El titulo mismo, tan sobre calificado, no hace justicia, repito, a entradas tales como El pejesapo: sobre los márgenes estigmáticos que (no) se ven”, “Es un hombre rústico, un gañán de tercera categoría (…) A propósito de El Chacal de Nahueltoro” o Cuando aún creían en la aritmética: un simulacro del poderoso en América Latina”. Preferiría entonces, para dar constancia del libro y su aprecio, definirlo como un “cuaderno de materiales” para develar su carácter tanto de herramienta y de base para el pensamiento y conocimiento posibles, en términos interpretativos, de la “relaciones de poder y las luchas que se comprometan alrededor de ellas”, para usar las palabras de un filósofo contemporáneo que estimo le es caro al autor. Como sea, los textos –el libro reúne una multitud de textos breves que el autor ha publicado en diversos soportes a lo largo de variados años–, se pueden definir como ensayos. Y son ensayos los que modelan el resultado de su indagación. Esto construye un discurso con la virtud de artefacto textual, que porta en la enunciación un carácter literario, una voluntad de estilo en la forma de “poetización del saber”, un cauce expresivo más intenso y dinámico, debido a la autorreflexión constante, tanto en relación con el pensamiento establecido como en relación con la expresividad retórica y la comunicación. Un texto apropiado a una crítica de campo expandido, interesada en interrelacionar, vincular, dar un panorama amplio y acaso con vislumbres multidisciplinarios en torno al objeto, operando tanto desde la construcción cultural del sentido (esto es, el análisis cultural como mezcla de territorio, interpretación y subjetividad), como desde la escritura de autor. Conozco a Franulic desde un libro anterior, de relatos, definidos desde el centro convencional de lo literario. Linde, es un libro publicado por Del Aire Editores, en el 2015, un libro compuesto por  distintas secciones –“cuentos” diríamos si buscásemos un molde oficial– que por medio de la fantasía en alianza de elementos historiográficos, nos presentan creaciones sui generis, tras las cuales respira el anhelo de dar cuenta y razón de ciertos momentos de la sociedad. Sin embargo, no se trata de “cuentos de tesis” al modo de las “novelas de tesis” de raigambre decimonónica, sino más bien del espíritu de indagación de un novelista –o cuentista– adentrado en el siglo XX y su misma disolución. Pero volvamos al libro que hoy comentamos. Ambos libros, a pesar de su distancia genérica, indagan en torno al poder. Mas no el poder manifestado como acción de los poderosos, sino en cómo este mismo satura todas las capas de la naturaleza y cultura, al modo de una atmósfera o elan impalpable, que no es visto sino en la medida en que lo sufrimos –esto es poder encarnado– y bien lo representamos con los atributos del arte, en esta caso la literatura: lo que dice Franulic ya lo han dicho posiblemente libros de texto, escritos políticos, análisis de estudiosos, manuales de concientización y revelación de verdades, etc., muchos de ellos imbuidos del espíritu de la pesadez… más acá, en su libro, hay juego, alegría y gusto por el buen decir. Una estética del buen decir, entendiendo por esto, aquella amparada en las sensaciones que en nuestro espíritu crean las artes, con su mezcla de goce y saber. Ciertamente, el autor muestra enciclopedismo y vasta capacidad relacional. Esto, junto a una fina percepción del momento –a modo de un flaneur de las ideas– nos entrega un libro asombroso, en el que los fragmentos –a media distancia de Ann Carson (¿cómo sería vivir en una biblioteca de libros derretidos?) y W. Benjamin – son para mí la esencia del libro.

Abro una página al azar y leo:
“¿A qué se dedica Daniel SS en el pueblo? Se ocupa del  comercio de las piedras de río. El junta piedras, esforzadamente lleva a pulso las pesadas piedras, una a una, hacia montones. A pleno sol y cuando llueve. Luego, trata de ofrecerlas cuando pasa algún santiaguino en sus grandes camionetas. Esa es su ocupación, un trabajo sin valor.”

Quién lo diría. En pleno siglo XX más bien el XXI, Sísifo aparece, conjurado, a nuestros ojos.
Pero no es Sísifo. Junta piedras y no es Sísifo. Reúne, empuja piedras y no es Sísifo. Y el del río Maipo empuja piedra, pero no es el fundador y rey de Efira, después Corinto. Y aún más. Ciertamente, el libro es mucho más.

Ir a la Publicación

La tercera publicación del escritor antofagastino reúne sus ensayos críticos que van desde el 2005 hasta el 2021.

El sociólogo, escritor, Magister en Historia y columnista del Diario La Quinta, Fernando Franulic Depix, lanzó recientemente “Entre el espesor histórico, la liberalización de la mirada masculina”, un libro que compila sus ensayos críticos escritos entre 2005 y 2021.

Publicado por Mago Editores y Del Aire Editores, y próximamente en ebook, “el objeto del libro tiene relación con los distintos caminos que se han producido para forjar en Chile una sociedad capitalista”, señala el autor, “en este caso, en el capitalismo que vivimos hoy en día. Estaríamos hablando de un capitalismo de consumo y un capitalismo del espectáculo, o una sociedad del espectáculo y una sociedad del consumo”, agrega, por lo que el título es bastante atingente “puesto que, del espesor histórico, es decir, la densidad de las relaciones sociales del pasado, surge la liberalización de la mirada masculina como el fenómeno más ejemplificador de esta sociedad capitalista tardía”.

La liberalización de la mirada masculina es un fenómeno ejemplificador “porque, finalmente, el hombre, que siempre fue un referente universal del Derecho, de la Filosofía, la Política, empieza a adquirir nuevos caracteres y se forja un hombre fetiche, un hombre presto para ser un objeto sexual”, explica Franulic, y es ese cambio sociológico el que más llama la atención de estos procesos sociales que describe en su libro, que van desde el siglo 18, 19, 20 y 21, con la instalación de este capitalismo de consumo y del espectáculo.

En este sentido, “la Sociología, la Historia y la Semiótica son disciplinas, campos de conocimiento que me han servido para escribir los textos; sin embargo, cada uno de estos campos de conocimiento los voy mezclando y voy produciendo una mixtura que finalmente hace que las propuestas teóricas sean propias, personales, en ese plano”, puntualiza.

Ahora bien, destaca, “cada ensayo tiene una historia interna: el ensayo crítico nace, se escribe, se elige el material, se organiza; luego el libro en su conjunto produce una historia externa, es decir, esta historia que va desde el siglo 18, con las formas de penalidad, de castigo que existían en esa época, hasta el siglo 21”.

Una hipótesis interesante que surge en este proceso, continúa Fernando Franulic, “es que la sociedad disciplinaria que desarrolla Michel Foucault en su escrito, esos enlaces disciplinarios no son plausibles de llevar a la sociedad chilena, es decir, la sociedad disciplinaria no se da tal cual dice Foucault, sino que se da una sociedad disciplinaria chilena sui generis”, la cual analiza en su ensayo sobre el “Chacal de Nahueltoro”:

Este es el tercer libro del sociólogo, luego de “Linde”, una compilación de cuentos, y “Yo, el arcaico”ebook donde entrelaza la poesía, la narrativa y la dramaturgia. También, su sitio web contiene otros escritos del autor.

El texto está disponible en Librería Antro, en El Tabo; Librería Cosmos, en la comuna de San Miguel; Qué Leo, del Parque Forestal, y en la librería Altamira. Online se puede adquirir en buscalibre.cl magoeditores.cl, ghandi.com.mx, cadabrabooks.com, o escribiendo directamente al autor a saturnaldelpoder@gmail.com.

PODCAST - "Fernando Franulic y la contrucción de la identidad en la sociedad de consumo"

Mayo/2023

Entre el espesor histórico, la liberalización de la mirada masculina. Ensayos críticos de Fernando Franulic Depix

Jorge Sánchez Sánchez
24/04/2023
Ir a la Publicación

“¿Leíste el último fragmento de Kafka?” (Franulic, 2002, p.88)

 

La escritura suele cubrirse de un autoproclamado manto sagrado de la academia. Este mandata, ordena (en su doble acepción) tanto lo leíble como el menú de significados posibles de asignar a un hecho o comunidad, genera las condiciones para no eludir teorías y autores que se pueden emplear para pensar. El poder de este espacio, que se ha naturalizado como un hábitat de saberes importantes, de sus revistas indexadas y “hombres sabios”, muestra su fortaleza al no sufrir mayores trizaduras en el estallido social ni en el proyecto del primer intento de nueva constitución. La escritura, entonces, protegida en su estilo y sentido por una academia, al parecer, a prueba de todo.

El libro reseñado: Entre el espesor histórico, la liberalización de la mirada masculina. Ensayos críticos reúne un conjunto de ensayos de Fernando Franulic Depix que se posiciona desde un sentido crítico frente a esta idea de escritura académica, desafiando consciente o inconscientemente a ese intelectual que el autor refiere como anclado a una sociedad de control, que debe rendir con una productividad científica (p.90) bajo formatos preestablecidos, a preguntas mandatadas con respuestas que no podrían salirse del diccionario oficial que la norma ofrece. Y en proyección a una maquinaria escritural academicista que, en general, solo mantendría formatos y contenidos hegemónicos.

Si, como mencionaba Kristeva, los límites son las políticas, acá los diversos ensayos replantean las líneas de los límites dados por las grandes narraciones. En este texto recorren personajes de filmes chilenos, sexualidades divergentes, la identidad, modernidad, desde una cocinería teórica reflexiva que enfrenta los discursos afincados en una ética y forma monolítica. Así, se devela en cada uno de sus textos una trama económica y discursos hegemónicos sexuales, identitarios y de clase que solo son construcciones dirigidas para mantener una narrativa ya gastada. Causando un borroneo o desplazamiento continuo de los márgenes que amarran la realidad.

De esta forma se opone a un optimismo y exitismo neoliberal, al escenificar en sus escritos el “Chile como zona de sacrificio”; la historia sin gloria ni progreso; el “hombre de consumo”, y otras categorías que instan a reubicar las subjetividades, en rever las piezas del juego para releerse. En este aspecto es notable como el texto, cada vez que desarrolla categorías similares, apela al lector o lectora invitando a mirar fuera del libro y a uno mismo misma en su actuar político y discursivo.

Cabe mencionar que estas figuras que Fernando argumenta sirven en un doble juego. Primero para mostrar la trampa discursiva del capitalismo y, en dicho mostrar, evidenciar la posibilidad de una rotura de lo oficializante. Y, además, para problematizar conceptos como “Modernidad”, “Queer”, “Postmodernidad”, “Postmemoria”, “Pobre”, “hombre” entre muchos otros, en un gesto permanente de desmontar y descubrir nominaciones, presentando una urgencia en el renombrar(se).

En relación con este último punto, los ensayos son ejercicios de estilo que refiguran las formas tradicionales de reflexionar y dialogar escrituralmente con un lector o lectora. El estilo aparece como una forma de escape/fuga sobre lo impuesto en una comunidad. Ante la pregunta que Fernando Franulic Depix se hace al iniciar su libro: “¿Es posible salir del marco de la sociedad que se impone?” (p.17), se puede inferir que su propuesta no es solo temática, sino que también propone formas escriturales diversas que hacen aparecer un conjunto de virtuales que los paper u otras textualidades tapan.

Para finalizar esta breve reseña volvemos a la pregunta recién planteada: ¿Es posible salirse? El libro nos dice que al parecer sí, a partir de la insolencia de los ensayos, en el incitar a un rever. De este modo los diversos ensayos son una invitación a encontrarse con relecturas de películas, hechos, la historia, críticos, críticas, y uno mismo misma no para caer en el vacío postmoderno de la quietud, sino que en el llamado a sacarse la máscara y liberar la mirada masculina.

 

Jorge Sánchez Sánchez
Doctorando en Filosofía mención Estética y Teoría del arte, Universidad de Chile. Magíster en Literatura Latinoamericana y Chilena (USACH), es encargado del vínculo con la escuela en Pedagogía en Castellano de la USACH.