diariolaquinta.cl

 

· La querella de mí mismo, poemario escrito por Fernando Franulic Depix (1978-2024) y publicado por Inti Ediciones en febrero de 2024, es un conjunto de poemas que nacen desde la necesidad de hacerse un lugar en el mundo o, mejor dicho, de ver cómo se trunca esa ansia de libertad por saberse Otro. Así, el autor va revelando destellos de su identidad mediante la crítica hacia el ahogamiento que produce el capitalismo en nuestra sociedad. También, durante la primera sección que compone el poemario, reflexiona en torno a su esencia de hombre homosexual y las dificultades que tiene para él habitar un mundo lleno de estigmas sociales que provienen, principalmente, desde la religión. 

A medida que transcurren los poemas, estos van y vienen (como las olas de la mar antofagastina que tanta inspiración le produjo) en torno a diversas temáticas de índole social que Fernando Franulic retrata y deconstruye a través del lenguaje semiótico, en una especie de juego donde se oculta y, al mismo tiempo, trata de rebelarse. Algo así como desnudarse en la oscuridad y dejar que el silencio hable.

“El alma es un manantial que solo se revela en lágrimas”, dijo Unamuno. La verdad no debería doler al momento de decirse, la elección sexual no debería tener miedo de ser dicha. ¿Por qué condenar? ¿Por qué convencer a alguien de querellarse contra sí mismo? ¿Hasta qué punto aprisiona la sociedad neoliberalista? ¿Siempre hay que ser víctima o verdugo? ¿Cómo despojarse de los estereotipos sociales sin sentirse al margen? Todo esto reflexiona Fernando a través de su querella mediante el Dolor, el Vacío que le provoca esa imposibilidad de sentirse libre, de alejarse de las miradas que perpetúan su Alteridad, de quitarse esas cargas que no le permiten volar. De aferrarse al Amor, a su Infancia, a su Familia como las únicas instancias donde se permite Ser y Estar.

En pleno siglo XXI ya no basta con que solo hayan ecos de conciencia social y no hechos. Entre ambas palabras (ecos/hechos) hay una letra muda que difiere. En esa mudez, en ese silencio, ahí está la diferencia que debe ser abrazada y reconocida. Debe ser bañada ante los ojos de la Luna y en presencia de las olas de esa utópica Libertad, para que todos aquellos que se sientan Otros, sientan “La importancia de ser” como tituló Fernando uno de sus poemas.

Si hay algo que tiene la Literatura, es ese carácter eterno. Por ende, la lucha social que plasma el autor en su poesía no se termina aquí. Además, este conflicto no solo es posible verlo desde algunos géneros literarios, sino que también se evidencia más crudamente en el día a día de todas esas personas que combaten por esa búsqueda de tranquilidad al vivir desde la Otredad.

La querella de mí mismo constituye un viaje al interior de Fernando Franulic. Sin embargo, no es del todo íntimo, pues se autoexamina a través del ojo absoluto de la audiencia que, en este caso, corresponde a una sociedad patriarcal y cada vez más neoliberalista. En consecuencia, sus palabras reflejan el desgaste emocional que produce vivir en un mundo así. En un entorno donde son contadas con los dedos de las manos las veces y lugares en los cuales ese Otro puede sentirse cómodo siendo él mismo.

“La jaula vacía”, poema correspondiente a la última sección de la obra, pone de manifiesto ese páramo que lleva en el pecho o, mejor dicho, esa tragicomedia que implica tener una triz en el alma como plasma Fernando. Este poemario es, sin lugar a dudas, un profundo llamado a conectar con la verdad que guarda el corazón. Asimismo, es un gesto que insta a reflexionar sobre las relaciones sociales que forman parte de un mundo cada vez más globalizado. Por último, es una invitación a permanecer en la lucha, a seguir creyendo en el Amor en todas sus formas y por sobre todas las cosas, a no tener miedo de mostrar la desnudez que se lleva dentro.

En síntesis, es preciso decir que su legado vivirá mediante la multidisciplinariedad de creaciones a las cuales se dedicó. Su voz permanecerá intacta a través del signo que tanto conflicto le causó durante ciertas etapas de su vida. Su huella quedará plasmada en todas las personas con las que compartió. Él vivirá en todos aquellos que tengan la dicha de conocerlo mediante este poemario, porque nada realmente termina mientras el recuerdo siga siendo conservado.

En palabras de Fernando: “Reluce tu alma en la lucha/ Tu alma hermosa / Así tu viaje nunca terminará.”

 

Reseña escrita por Ignacio Andrés Molina Villegas (ignacio.molina.v@usach.cl), 22 años, poeta y estudiante de Pedagogía en Castellano en la Universidad de Santiago de Chile. Amante de la poesía, de la música y del arte en todas sus forma